Cursos área de la salud.

Recientemente un novedoso Coronavirus similar a la gripe (COVID-19), relacionados con los coronavirus MERS y SARS, fueron encontrados en China a fines del año 2019, y la evidencia de transmisión de humano a humano fue confirmado entre los contactos cercanos, y que se puede propagarse a todo el mundo con la pandemia. Actualmente, no existe tratamiento o vacuna para la enfermedad.

Esta enfermedad afecta principalmente a las vías respiratorias, pero puede deteriorarse a insuficiencia multiorgánica y ser fatal. Las complicaciones respiratorias agudas, requieren estadías prolongadas en la UCI, y su mayor duración, son per se causas bien documentadas de malnutrición, incluyen movilidad reducida, cambios catabólicos, particularmente en el sistema musculo esquelético, ingesta reducida de alimentos, todo lo cual puede exacerbarse en los adultos mayores (AM). Además, el desarrollo de inflamación y sepsis puede contribuir al progreso e incremento de todas las alteraciones anteriores en presencia del COVID-19.  Existe la evidencia que tanto una evaluación como un tratamiento nutricional adecuado, pueden reducir efectivamente las complicaciones y mejorar los resultados clínicos relevantes en diversas condiciones, incluida la reducción de la estancia hospitalaria, tanto en pacientes hospitalizados como en UCI, y su impacto en varias enfermedades crónicas, como también en AM.

Este curso está basado principalmente en las recomendaciones sobre el manejo nutricional en la infección por COVID-19, que hace ASPEN y ESPEN en conjunto con un grupo de expertos, basados en el conocimiento y experiencia clínica, ante la falta de estudios que existe actualmente.

Las Unidades de SEDILE/CEFE, son espacios físicos diseñados específicamente para la elaboración de fórmulas lácteas destinadas a lactantes, hoy con frecuencia se emplean también para elaborar, fórmulas enterales líquidas con mezcla de nutrientes para pacientes adultos que por incapacidad mecánica o impedimento físico, su condición nutricional adversa, su alimentación oral incluso suplementada, no alcanza a cubrir sus requerimientos nutricionales.

Las fórmulas enterales pueden presentarse en forma líquida, listas para su uso (RTH) o en polvo, éstas últimas  requerirán de agua para su reconstitución, no obstante en ambos casos se requiere  aplicar  Buenas Prácticas de Fabricación en toda la cadena de elaboración y monitorización hasta el momento de su administración.